El cobre cayó este jueves tras una ronda de débiles datos que sugirieron que la recuperación económica en Estados Unidos se habría estancando, un día después de que el metal anotó su mayor avance en dos meses.

Este jueves, el cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró en 8,950 dólares por tonelada, respecto a 9,061 dólares por tonelada el miércoles.

La jornada previa llegó a ganar más de 260 dólares, o por encima de 3%, su mayor ascenso desde el 17 de marzo, como parte de una amplia recuperación en el complejo de materias primas.

"Es un poco decepcionante que no haya habido una continuidad (de la escalada del miércoles)", dijo el analista de Standard Chartered Daniel Smith.

El cobre aceleró su descenso después de que datos mostraron que los pedidos de subsidios por desempleo de Estados Unidos cayeron más de lo esperado la semana pasada.

Aunque la caída en un índice de condiciones de negocios en la zona norte de la costa este de Estados Unidos y en las ventas de casas usadas en abril sugirieron que la economía se mantiene a un ritmo de crecimiento moderado.

El metal tocó un mínimo de jornada de 8,918 dólares por tonelada en Londres.

El cobre ha subido 6% desde que se desplomó la semana pasada al mínimo en cinco meses, pero los datos irregulares de Estados Unidos, la crisis de la deuda en la zona euro y las persistentes preocupaciones sobre el crecimiento económico global implican que las materias primas continuarán presionadas.

El níquel cayó a su menor nivel desde diciembre, al cerrar a 23,555 dólares por tonelada.

El plomo terminó en 2,473 dólares, contra 2,445 dólares por tonelada.

El aluminio cerró en 2,499 dólares por tonelada, respecto a 2,556 dólares el miércoles. Más temprano bajó a su menor nivel desde mediados de marzo a 2,483.25 dólares por tonelada.

El zinc operó en 2,135 dólares por tonelada, comparado con 2,188 dólares.

El estaño cotizó en 28,250 dólares contra 28,400 dólares por tonelada.