Londres - El cobre cotizaba estable este jueves debido a que los inversionistas aguardaban los resultados de una reunión del Banco Central Europeo, mientras que los volúmenes eran bajos antes de las festividades por el Año Nuevo Lunar en China, el principal consumidor mundial de metales.

Un mejor panorama para la economía mundial este año, reflejado en datos positivos desde China a Estados Unidos, ayudó a elevar los precios del cobre durante esta semana, aunque el optimismo aún no se ha traducido en la demanda física.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cotizaba a 8,246 dólares la tonelada frente a un cierre de 8,245 dólares del miércoles.

El lunes, alcanzó un máximo en cuatro meses de 8,346 dólares.

Las importaciones de cobre podrían recuperarse levemente en enero, tras caer en diciembre, aunque las existencias casi récord en Shanghái harán que el incremento sea modesto.

Los mercados financieros aguardan los comentarios del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, sobre las perspectivas para la economía de la zona euro tras una reunión de política monetaria que termina en la jornada.

El BCE mantendría las tasas de interés sin cambios, aunque si hay indicios de una merma el euro estaría bajo presión.

La moneda única se mantenía casi estable frente al dólar en 1.3523 dólares.

Un dólar más fuerte hace que los metales sean más costosos para tenedores de otras monedas.