El cobre anotó el viernes su mayor pérdida semanal en un mes, ya que el dólar tocó su máximo en 14 años y los operadores vieron como exagerada la reciente subida de precios impulsada por las expectativas sobre las futuras políticas económicas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Hace dos semanas el cobre avanzó más de 11%, su mayor ganancia semanal desde octubre del 2011, ya que los inversores apostaron a que los planes de Donald Trump de aumentar el gasto en infraestructura y bajar los impuestos impulsarán a la principal economía del mundo.

Desde que tocó un máximo en 17 meses de más de 6,000 dólares el 11 de noviembre, el cobre ha perdido casi 10%, afectado también por las declaraciones del jueves de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, quien dijo que la entidad podría subir las tasas de interés relativamente pronto .

Los precios se habían disparado por las expectativas del gasto en infraestructura y un dólar más fuerte está contribuyendo a la caída , observó Eugen Weinberg, analista de Commerzbank. Una subida probablemente será lenta porque ya se contabilizaron las expectativas positivas .

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) perdió 1.3%, a 5,423 dólares la tonelada, cerrando una caída semanal de 2 por ciento.

Los comentarios de Yellen impulsaron al dólar a su nivel más alto desde comienzos del 2003 frente a una cesta de seis destacadas monedas. Un dólar alto encarece a las materias primas denominadas en el billete verde, como el cobre, para los tenedores de otras divisas.

Los precios del cobre eran presionados además por la publicación de un indicador económico en China que mostró indicios de una ralentización en el mercado inmobiliario del país durante octubre. En otros metales básicos, el zinc ganó 0.2%, a 2,537 dólares la tonelada; el níquel cayó 3.4%, a 10,855 dólares; el plomo cedió 1.4%, a 2,139 dólares; el aluminio ganó 0.4%, a 1,694 dólares; y el estaño cerró estable a 20,200 dólares.