Los Precios del cobre bajaron el lunes en Londres junto a la mayoría de los metales industriales, tras datos que mostraron que la economía de China se expandió a un ritmo más lento en el segundo trimestre, lo que apuntó a una menor demanda de materias primas.

El cobre referencial a tres meses perdió 0.7%, a 6,192 dólares por tonelada, cerca de su menor nivel en un año. Los precios han cedido alrededor de 14% en el 2018.

La actividad económica del mayor consumidor de metales del mundo se vio presionada por los esfuerzos del gobierno por contener la acumulación de deuda, mientras que la producción industrial china creció a su ritmo más débil en dos años por la agudización de la guerra comercial con Estados Unidos.

Carsten Menke, analista de Materias Primas de Julius Baer, dijo que los datos del PIB de China indican que existe cierta estabilidad en la economía, pero revelan un tambaleo de la “antigua actividad” basada en la inversión en infraestructura.

“Estos segmentos representan entre 40 y 60% de la demanda de metales de China y si vemos una ralentización de la ‘economía antigua’ no puede ser bueno”, aseveró.

Las existencias de cobre en los almacenes registrados en la LME aumentaron en 1,525 toneladas, a 257,200 toneladas, aunque todavía se sitúan en sus menores niveles desde enero.

Entre otros metales de uso industrial, el aluminio ganó 1.1%, a 2,054 dólares por tonelada; el zinc cerró con un declive de 4%, a 2,474 dólares; el plomo bajó 1.2%, a 2,175 dólares; el estaño perdió 1.5%, a 19,500 dólares; y el níquel cedió 2.2%, a 13,670 dólares.

Oro cotiza estable

El oro cotizó estable ya que influyó en el mercado una débil demanda física en las principales regiones consumidoras y las perspectivas de mayores tasas de interés de Estados Unidos, pese a que el dólar perdió impulso.

El oro al contado perdió 0.2%, a 1,239.11 dólares la onza. Mientras, los futuros del oro en Estados Unidos bajaron 1.50 dólares, o 0.1%, a 1,239.70 dólares la onza.

Un dólar más débil abarata al oro, que cotiza en el billete verde, para los compradores que tienen otras divisas, lo que impulsa la demanda.

Sin embargo, la débil demanda física en China e India y las continuas expectativas de que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés presionaron al metal precioso, dijeron operadores.

“Parece que las cifras del segundo trimestre de China están pesando sobre el mercado”, dijo George Gero, director gerente de RBC Wealth Management.

La economía china se expandió a su ritmo más lento en el segundo trimestre en medio de los esfuerzos de Pekín de contener la deuda, mientras que el crecimiento de la producción fabril en junio tocó un mínimo de dos años.

Las importaciones indias de oro cayeron por sexto mes en junio a 44 toneladas ya que una depreciación de la rupia elevó los precios locales a un máximo de casi 21 meses, afectando la demanda.