El cobre arrancó el 2018 con una caída de 2.21%, en las primeras cuatro sesiones del año a 3.2070 dólares por libra. La baja del metal industrial ha respondido al poco interés de los inversionistas chinos al acercarse los feriados por el Año Nuevo Lunar, la principal festividad del país.

En el 2017, la historia fue distinta. El metal rojo presentó un rendimiento de 31.31 por ciento. Tan sólo en diciembre, el cobre tuvo un alza de 7.98 por ciento.

“El interés en el mercado físico sigue silenciado para la mayoría de estos metales y las compras chinas probablemente se mantendrán quietas hasta después de los feriados por el Año Nuevo Lunar en febrero”, indicó Marex Spectron en una nota.

Para las próximas semanas se prevé una ola de datos que se espera certifiquen que la economía china cerró fuerte el año, aunque es probable que la actividad haya mostrado más resistencia de lo esperado pese a la dura ofensiva contra la polución industrial y un enfriamiento del mercado inmobiliario. (Con información de Reuters)

[email protected]