Nueva York/Londres- El cobre bajó este lunes a un mínimo de cuatro meses, en sintonía con otras materias primas, ante el temor a una desaceleración global por el estancamiento político en Grecia y nuevas señales de problemas para la economía china.

La mayoría de los otros metales también cayó. El níquel se hundió a mínimos del 2012 por debajo de 17,000 dólares por tonelada y el aluminio anotó su menor nivel en cuatro meses y medio. El estaño y el zinc descendieron a su precio más bajo en cuatro meses.

El cobre cerró por debajo de 8,000 dólares por tonelada por primera vez en casi un mes, al retroceder más de 2% en línea con otros activos de riesgo como el petróleo y las acciones.

La incapacidad de Grecia para formar un Gobierno y las preocupaciones sobre el crecimiento de la economía de China, principal consumidor de cobre, limitaron la perspectiva de demanda para el metal industrial.

"Los activos en general están cayendo debido al hecho de que los inversionistas han comenzando a entender que la economía global va a desacelerarse ( ...) en el corto plazo", dijo Adam Sarhan, de Sarhan Capital.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) perdió más de 2% para cerrar en 7,835 dólares por tonelada desde el cierre del viernes a 8,013 dólares, tras hundirse incluso hasta 7,813 dólares más temprano, el nivel más flojo desde el 12 de enero.

En Nueva York, el cobre para julio cedió 9.40 centavos, o 2.6%, a 3.5540 dólares, en operaciones entre mínimos de cuatro meses de 3.5425 dólares y 3.6745 dólares.

China recortó la cantidad de fondos que los bancos deben mantener en reserva en un esfuerzo por alentar el crédito y el crecimiento económico, pero la iniciativa sólo sirvió para acentuar las preocupaciones sobre la profundización de la desaceleración de la segunda mayor economía global.

En Europa, el rechazo de un partido griego de izquierda a unirse a un nuevo gobierno ha planteado la perspectiva de la salida de Grecia del euro. Los ministros de finanzas de la región, reunidos en Bruselas, también enfrentan el empeoramiento de la posición fiscal de España.

ros