El cobre subió el jueves a su nivel más alto en casi siete años, impulsado por la esperanza de que una vacuna contra el coronavirus impulse a los mercados mundiales y apoye la demanda por los metales industriales.

El metal rojo a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) tuvo un rendimiento de 1.3% a 7,398 dólares la tonelada, luego de subir a 7,410 dólares, máximo desde el 2 de enero de 2014.

El metal se ha recuperado 77% desde sus mínimos de marzo.

AstraZeneca, Pfizer-BioNTech y Moderna han informado resultados positivos en sus ensayos de vacunas contra el coronavirus.

“El alza del cobre, en general, ha sido impulsado por la macroeconomía debido a la vacuna y se mantiene el interés por activos de riesgo (...) estamos viendo ganancias sincronizadas en todos los metales”, dijo la analista de ING, Wenyu Yao.