Londres- El cobre operaba estable este lunes por unos datos manufactureros favorables de China que ayudaron a calmar las preocupaciones sobre el panorama de la demanda en el país, aunque persistían los temores acerca del ritmo del crecimiento económico en el gigante asiático.

Una serie de pedidos nuevos alentó a la actividad fabril en China en marzo al mayor nivel en 11 meses, de acuerdo con el índice oficial de gerentes de compras (PMI por sus siglas en inglés), pero los fabricantes más pequeños, que tienen problemas de crédito, tuvieron dificultades, sugiriendo que la economía sigue perdiendo impulso.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) ganaba 0.24% a 8,465 dólares la tonelada, con un volumen decente de 7,800 lotes, considerando que el mercado de Shanghá está cerrado del lunes al miércoles por unos feriados.

"El mercado ya había descontado que las compañías chinas pequeñas y medianas tienen dificultades, por lo que la noticia de que a las más grandes les va un poco mejor de lo previsto llevó a algunas coberturas de posiciones cortas", dijo Gianclaudio Torlizzi, analista de metales de la consultora T-Commodity.

Pero agregó: "no compramos el movimiento de hoy como el comienzo de una fase alcista porque creemos que la economía china se sigue desacelerando y al mismo tiempo el banco central aún no está listo para bajar las tasas de interés".

Otro factor que limitaba la subida de los metales industriales era el hecho de que el sector manufacturero en la zona euro se contrajo por octavo mes consecutivo en marzo, sumándose a las señales de que el bloque ya se encuentra en recesión debido a que el bajón se extendió a Francia y Alemania, según un sondeo difundido este lunes.

ros