Londres - El cobre cayó este lunes debido a que los inversionistas hicieron una pausa para reevaluar el impacto de una nueva ronda de estímulo monetario en Estados Unidos, aunque el metal se mantuvo cerca de su mayor nivel en cuatro meses y medio.

Los mercados financieros reaccionaron eufóricos luego de que la Fed anunció la semana pasada una nueva ronda de alivio monetario, con la inyección de 40,000 millones de dólares a la economía estadounidense cada mes hasta que el empleo se estabilice.

Ello llevó a que el cobre subiera 3.8% el viernes, su mayor alza porcentual desde fines de junio, y a que acumulara cerca de un avance de 10% en el año.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró este lunes en 8,302 dólares la tonelada, tras alcanzar un máximo de 8,386.25 más temprano, cerca del máximo de 8,411 dólares que registró la sesión anterior.

El Banco Central Europeo ya había impresionado a los inversionistas una semana antes anunciando un plan de compra de bonos.

Pero tras haber tenido algo de tiempo para asimilar estos movimientos, algunos inversionistas se mostraban cautos el lunes sobre las perspectivas de crecimiento prolongado de los metales industriales debido a la desaceleración de la actividad en China, y dado que las medidas del BCE tomarán tiempo.

Los precios del cobre recibían apoyo del dólar, que operaba casi en mínimos de 7 meses frente a una cesta de divisas.

Rob