Londres - El cobre cerró este viernes con una caída de casi 1% por el avance del dólar y el desvanecimiento del apetito por el riesgo, luego de que unos datos de Estados Unidos sugirieron que la expansión de la mayor economía mundial podría resultar decepcionante este año.

Sin embargo, el metal se dirigía a una tercera semana consecutiva de ganancias ya que los inversionistas apostaban a que las negociaciones por la deuda griega concluirían pronto.

Además, el panorama de la demanda seguía favorable tras la promesa de la Reserva Federal de Estados Unidos, de mantener bajas las tasas de interés.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró a 8,530 dólares la tonelada, una caída de 0.7% desde el último valor del jueves, tras alcanzar el máximo de la sesión a 8,679.50 dólares.

En Nueva York, el cobre par marzo perdió 1.25 centavos, a 3.8890 dólares por libra, por debajo de máximos de cuatro meses de 3.9390 dólares.

El metal apunta a un incremento de 4% esta semana y acumula un alza de 11% en lo que va de 2012, después de la pérdida de 21% que sufrió el año pasado.

La economía de Estados Unidos creció al ritmo más veloz en 1 año y medio en el cuarto trimestre, pero una fuerte reconstitución de inventarios empresariales y la debilidad del gasto en bienes de capital insinuaron una expansión más lenta a inicios del 2012.

"Los datos fueron peores de lo previsto, Estados Unidos siguió creciendo pero si se sacan los inventarios, el crecimiento real fue de solo 0.8 por ciento", dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital.

"De momento el cobre sigue negociándose por la percepción macroeconómica pese a la disminución de existencias. De todos modos teníamos que ver una corrección ya que el mercado tenía compras excesivas. Aparte China está tranquila y pasará algún tiempo hasta que se resuelvan los problemas de la zona euro, por lo que el cobre pierde un poco de impulso", agregó.

El euro revirtió unas ganancias iniciales contra el dólar después de los datos del PIB estadounidense que desataron una fuga hacia los activos de refugio seguro. Las alzas del dólar hacen que las materias primas denominadas en esa moneda sean más costosas para los tenedores de otras unidades.

El mercado de futuros de Shanghái estuvo cerrado esta semana por los festivos del Año Nuevo Lunar. Un panorama incierto para la economía global, sumado a una demanda más lenta en China y una recuperación en el suministro pesarían sobre el valor del cobre este año, aunque en el 2013 el precio se estabilizaría, mostró un sondeo de Reuters.

Un factor que dio impulso al mercado de metales era que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo esta semana que el banco central estadounidense estaba listo para ofrecer estímulo adicional a la economía tras anunciar que probablemente deje las tasas de interés cerca del cero por ciento al menos hasta fines de 2014.

ros