Londres - El cobre cerró la jornada recortando sus ganancias este lunes luego de que el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, dijera que el banco central está preparado para tomar más acciones para impulsar una economía que pierde velocidad, sin ofrecer más detalles.

El cobre referencial a tres meses en la Bolsa de Londres cayó a un piso de sesión de 7,576.75 dólares la tonelada tras las declaraciones y cerró a 7,595 dólares la tonelada posteriormente, con una leve alza desde el cierre de 7,590 dólares del lunes.

Inversionistas esperaban que el banco central indique que se acerca a una tercera ronda de compra de bonos para apoyar a la economía.

Los datos de producción industrial de junio en Estados Unidos limitaron la caída del metal rojo debido a un repunte en el sector manufacturero, una señal de tranquilidad para una economía que se había visto débil en los últimos meses.

También alentaban al metal los indicios de que las fundiciones chinas apuestan a una mejor demanda en la segunda mitad del año. China representa 40% del consumo de cobre del mundo.

El operador Randy North de RBC Capital Markets dijo que el cobre seguía los desarrollos macroeconómicos como las declaraciones de la Fed y los movimientos de divisas: "Si miran un gráfico del cobre, sigue a los movimientos del euro muy de cerca".

Las expectativas de más estímulo de parte de la Fed fueron agitadas el lunes por la rebaja de la previsión de crecimiento económico global de parte del Fondo Monetario Internacional y una tercera caída mensual consecutiva en las ventas minoristas de Estados Unidos durante junio.

Datos previos de un alza de 11.6% de la producción anual y de 7% de la producción mensual de cobre de China en junio a 518,000 toneladas limitaron las caídas del metal.

Participantes del mercado dijeron que esto se debía a que las fundiciones apostaban a una mejor demanda en la segunda mitad del año.

Rob