El cobre cayó a un mínimo de tres semanas este lunes, arrastrado por las señales de un enfriamiento económico en China, el principal consumidor del metal, y por festivos en Europa.

Sin embargo, los vendedores se mantuvieron al margen del mercado debido a la perspectiva de un repunte de la demanda en el segundo semestre del año.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró a 8,910 dólares por tonelada, desde los 8,938 dólares del viernes.

Más temprano, el metal bajó a 8,864.75 dólares la tonelada, su menor nivel desde el 24 de mayo, aunque seguía a cierta distancia de su menor valor del mes pasado, cercano a los 8,500 dólares, el más barato desde inicios de diciembre.

"Seguimos en esta fase donde la gente está comenzando a preocuparse por la recuperación económica", dijo el analista Daniel Smith, de Standard Chartered.

Los mercados continuaban analizando los datos del comercio chino de la semana pasada que mostraron un debilitamiento de las importaciones de cobre, sugiriendo que las medidas de ajuste monetario han tenido éxito para limitar la demanda china.

Este lunes, datos mostraron que la tasa de crecimiento del dinero en China de mayo fue la más baja en 30 meses y los bancos extendieron menos préstamos de lo esperado.

Los datos de inflación en China serán seguidos de cerca en busca de nuevos indicios sobre si Pekín está controlando el alza de precios y de perspectivas más claras para el consumo de cobre, ante un panorama que se mantiene mixto.

El euro fue presionado porque las preocupaciones sobre los intentos de las autoridades por controlar la crisis de deuda de Grecia alentaban a los inversionistas a reducir sus posiciones. La moneda única anotó algunas ganancias contra el dólar por cierta demanda de bancos centrales.

El aluminio cayó a 2,590 dólares desde los 2,619 dólares por tonelada del viernes.

El estaño bajó a 24,795 dólares por tonelada desde los 25,400 dólares de la última jornada.

El zinc cerró en 2,248 dólares, frente a los 2,260 dólares por tonelada de la pasada rueda.

El plomo retrocedió a 2,535 dólares por tonelada, desde los 2,545 dólares del viernes.

El níquel cayó a 22,275 dólares, desde los 22,850 dólares por tonelada de la última jornada, tras tocar su menor nivel desde noviembre.