Londres - El cobre caía este martes por una toma de ganancias y las preocupaciones derivadas de una crisis política en Italia, aunque la cotización se beneficiaba de un debilitamiento del dólar y de un crecimiento más rápido de la producción fabril en China, el principal consumidor de metales.

Los inversionistas también enfocaban su atención en una reunión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos. La Fed extendería su programa de compras de activos y se comprometería a comprar 45,000 millones de dólares de deuda estadounidense por mes.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres se transaba a 8,100 dólares la tonelada, cediendo sus avances del día anterior, cuando llegó a su mayor nivel desde el 19 de octubre a 8,159 dólares la tonelada.

Los precios del cobre han subido más de 7% desde mediados de noviembre.

China reportó el fin de semana que la producción fabril y las ventas minoristas subieron en noviembre a su ritmo más acelerado en ocho meses, alimentando las esperanzas de que el país esté saliendo de una ralentización que ha durado siete trimestres.

Asimismo, las importaciones de cobre chinas subieron 13.5% en noviembre respecto al mes anterior. Pero las últimas cifras fueron impulsadas por la llegada de cargamentos atrasados luego de una festividad de una semana en octubre y la demanda general del metal permanece débil.

Las importaciones cayeron 18.5% en la medición mes a mes en octubre debido a las festividades.

Un debilitamiento del dólar frente al euro también ayudaba a sostener a los metales básicos. El euro subía a un máximo de sesión luego que el índice de confianza alemán ZEW para diciembre superara las expectativas.

ros