Nueva York/Londres- El cobre cayó este jueves por segundo día consecutivo, golpeado por la debilidad de las compras de China a comienzos de año y pronósticos de una recesión en la zona euro y sus implicaciones negativas para la demanda de metales industriales.

Las pérdidas se dieron a pesar de un tono positivo en otros mercados de riesgo, como las acciones y el crudo, y del fortalecimiento del euro frente al dólar, debido a que los inversores del cobre se concentraron en una demanda más débil y dejaron de lado los renovados problemas al suministro derivados de una huelga en la segunda mayor mina del mundo.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) bajó a 8,390 dólares la tonelada desde los 8,435 dólares del cierre del miércoles.

En Nueva York, el contrato para entrega en marzo cayó 2.75 centavos para cerrar en 3.8060 dólares la libra, después de operar entre 3.7735 y 3.8395 dólares.

El cobre cayó después de que la Comisión Europea estimó que el producto interno bruto ( PIB) de la zona euro se contraería 0.3% este año, comparado con una estimación anterior de una expansión de 0.5%, con lo que la región podría encaminarse a su segunda recesión en sólo tres años.

"El panorama para la economía de la zona euro está pesando en el mercado", dijo Peter Fertig de Quantitative Commodity Research.

"Si la zona euro entra en recesión, importará menos. Esto tendría implicaciones en las exportaciones chinas y en el crecimiento chino, que impactará en los metales básicos", agregó.

Esas implicaciones en el crecimiento de China, que consume un 40 por ciento del cobre mundial, se vieron reflejadas el miércoles en un sondeo preliminar de gerentes de compra en el país, que mostró que las órdenes de exportaciones registraron su mayor caída en ocho meses.

El cobre no recibió mucho apoyo de las noticias de hechos de violencia y una huelga en la mina Grasberg de Freeport-McMoRan Copper & Gold Inc en Indonesia debido a un conflicto salarial.

ros