El cobre retrocedió a su menor nivel desde diciembre, en medio de una ola vendedora de materias primas a nivel mundial, por crecientes preocupaciones sobre la expansión de la economía global.

Una serie de desalentadores informes económicos sobre los principales consumidores de cobre, China y Estados Unidos, así como en Europa avivaron los temores a un débil crecimiento económico y su impacto en la demanda de metales básicos.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cayó a 8,820 dólares desde los 9,124 dólares de la sesión anterior. El contrato bajó en la jornada a un mínimo de 8,744 dólares por tonelada, su menor nivel desde diciembre y se encaminaba a su mayor pérdida semanal desde mediados de marzo.

El estaño era el mayor perdedor en el complejo de metales básicos, al hundirse 7%, a 28,500 dólares por tonelada, su nivel más bajo desde marzo. El metal terminó la jornada en 28,900 dólares.

"Hay una ola vendedora amplia, para reducir el riesgo, que ha estado ganando ritmo", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

Entre otras materias primas, el petróleo Brent y el estadounidense WTI se hundieron más de 7%, mientras que la plata caía a su menor nivel en seis semanas.

"La demanda por metales parece estar debilitándose y estamos viendo evidencia de eso al revelarse los datos" económicos, dijo Alex Heath, jefe de metales básicos de RBC Capital Markets.

El ritmo de crecimiento del sector servicios de Estados Unidos se desaceleró inesperadamente en abril a su menor nivel desde agosto del 2010, mientras que los pedidos de subsidios por desempleo crecieron inesperadamente a su mayor nivel en ocho meses.

El aluminio cayó a 2,635 dólares desde los 2,750 dólares del cierre del miércoles.

El zinc retrocedió a 2,125 dólares desde los 2,190 dólares del miércoles.

El plomo bajó a 2,295 dólares desde los 2,455 dólares de la pasada jornada.

El níquel concluyó en 24,525 dólares desde los 25,825 dólares del cierre previo.