El cobre cayó el viernes ante un ambiente geopolítico incierto, pero sus pérdidas fueron limitadas por un dólar bajo, mientras que el aluminio subió luego de que Estados Unidos impuso sanciones a personas y firmas rusas, incluida Rusal.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) perdió 0.7% a 6,769 dólares la tonelada tras subir 1.4% en la víspera.

“El cobre parece particularmente sensible a los titulares geopolíticos”, dijo en una nota Alastair Munro de la corredora Marex Spectron.

China advirtió que está preparada para contraatacar si Estados Unidos concreta la amenaza de imponer aranceles adicionales a sus importaciones por 100,000 millones de dólares, situación que presionó al complejo de metales.

Las pérdidas fueron contenidas por un reporte que mostró que la economía de Estados Unidos creó en marzo la menor cantidad de empleos en seis meses y por la preocupación de los inversionistas por la disputa comercial entre Washington y Pekín.

El aluminio en la LME cerró con un alza de 1.6%, a 2,042 dólares la tonelada, luego de que Estados Unidos impuso sanciones contra ciudadanos y firmas del país, señalando a aliados del presidente Vladimir Putin.

La medida es una de las iniciativas más agresivas de Washington para castigar a Moscú, por lo que calificó como “actividades malignas”, incluida su supuesta injerencia en las elecciones del 2016. Entre las firmas afectadas está Rusal , uno de los mayores productores de aluminio del mundo.

“Rusal es un productor importante y, esencialmente, el riesgo que existe es que ese material (el aluminio) sea muy difícil de comprar para los consumidores de Occidente”, dijo Oliver Nugent, estratega de materias primas de ING en Amsterdam.