Londres/Nueva York - El cobre cerró este martes en baja por los temores generados por la escasa demanda de China, el mayor consumidor mundial, y las preocupaciones sobre la crisis de deuda de la zona euro.

No obstante, el metal recortó sus pérdidas y tras el cierre pasó a terreno positivo, después de que el euro subió a medida que se acercaba la posibilidad de que Grecia alcance un acuerdo sobre los términos de un nuevo rescate para evitar una cesación de pagos de su deuda.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres terminó en 8,481 dólares por tonelada desde los 8,500 dólares del lunes. Poco después del cierre el metal alcanzó los 8,507 dólares en operaciones electrónicas.

En Nueva York, el contrato para marzo subió 1.15 centavos, para terminar en 3.8760 dólares por libra, cerca de la parte superior del rango de 3.7940 y 3.8810 dólares.

El cobre avanzó desde mínimos de sesión de 8,354 dólares cuando euro subió contra el dólar, luego de que un funcionario griego dijo que el Gobierno estaba redactando un borrador de un acuerdo para aprobar el segundo rescate.

El Gobierno heleno está preparando el texto de un acuerdo para el rescate de 130,000 millones de euros (170,000 millones de dólares) que será sometido a la aprobación de los líderes políticos.

El cobre ha subido 10% en lo que va del año, aunque la escalada perdería fuerza en el corto plazo por una pobre demanda de China.

"La falta de evidencia de un fortalecimiento de la demanda china también está pesando. Hay algunas señales de que China está esperando un poco más antes de salir a comprar", agregó.

Los inventarios de cobre en los depósitos de Shanghái han estado creciendo, una muestra del escaso interés de los compradores chinos, que consumen un 40 por ciento del cobre global.

ros