Nueva York/Londres- Los precios del cobre cayeron este viernes, cediendo las ganancias de la víspera y presionados por la debilidad de las acciones y el euro y por las preocupaciones de que un superávit del metal en China afectará al mercado.

El mercado se negoció con escasos volúmenes y aunque se mostró nervioso por China, el mayor consumidor mundial de cobre, el metal rojo logró cerrar la semana al alza por segunda vez consecutiva.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) bajó 0.60%, a 8,580 dólares por tonelada, frente a 8,630 dólares el jueves.

Más temprano, el metal marcó un máximo de sesión de 8,670 dólares la tonelada, no lejos del máximo de este año de 8,765 dólares que alcanzó a inicios de febrero.

En Nueva York, el cobre para mayo cedió 3 centavos, a 3.903 dólares por libra, por debajo de 3.9315 dólares por libra el jueves.

El cobre también siguió la tendencia a la baja del euro contra el dólar, en medio de las persistentes preocupaciones por la crisis de la zona euro, y a los mercados de acciones.

Los precios cerraron la semana con un alza de casi 1% respecto al viernes y en lo que va del 2012, el cobre ha ascendido algo más de 13 por ciento.

Pero las condiciones que apuntalaron al cobre en las primeras ocho semanas del año podrían estar llegando a su fin, en particular con el mercado enfocado en un superávit del metal en China, que representa 40% de la demanda mundial.

Analistas refieren que la dirección del mercado en las semanas que vienen será impulsada por datos macroeconómicos y que los inversores buscarán señales de cualquier incremento en la demanda de cobre de China.

"Los participantes del mercado de metales básicos se están enfocando en factores macroeconómicos", dijo Daniel Briesemann, analista de Commerzbank.

"Ahora están esperando datos económicos y de importación de cobre de China en busca de nuevas pistas, pero el dólar está afectando la tendencia alcista que hemos visto en los últimos días", agregó.

ros