Londres- El cobre bajó este miércoles hacia mínimos en el 2012, dado que renovadas preocupaciones sobre la crisis de deuda de la zona euro afectaron a la moneda única y arrastraron a la baja a las materias primas.

El metal exacerbó sus pérdidas luego de que China redujo las esperanzas de un plan de estímulo económico.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró con una baja de más de 2%, a 7,475 dólares por tonelada, respecto al cierre de 7,670 dólares el martes.

El metal cayó más temprano a 7,463 dólares por tonelada, su menor nivel desde un mínimo en el año de 7,445 dólares el 9 de enero.

Los precios del cobre acumulan una baja de 2% en el año, borrando ganancias de más de 12% en febrero.

En Nueva York, el contrato para julio alcanzó su menor nivel desde fines de diciembre, de 3.3725 dólares por libra, antes de finalizar el día con una baja de 7.20 centavos, o 2%, a 3.39 dólares.

Las pérdidas del cobre vinieron junto con una liquidación en todo el complejo de materias primas.

En la ola vendedora, el petróleo anotó un nuevo mínimo en el 2012 ante los temores sobre la crisis de deuda europea, incluyendo preocupaciones sobre los bancos españoles, el costo de endeudamiento en Italia y las próximas elecciones en Grecia.

"Hubo comentarios en China que desvanecieron las esperanzas de un mayor programa de estímulo, luego de un rechazo al Gobierno español por parte del Banco Central Europeo en términos de recapitalizar Bankia", dijo el analista Leon Westgate de Standard Bank.

China es el mayor consumidor mundial de la mayoría de metales, y representó 40% del consumo global de cobre refinado el año pasado.

La Comisión Europea, en recomendaciones económicas anuales que arrojaron una luz crítica sobre España, dijo este miércoles que la zona euro debería enfocarse en la unión del sistema bancario y considerar directamente en la recapitalización de los bancos de su fondo de rescate permanente.

Los comentarios inicialmente inyectaron algo de estabilidad a los mercados.

El euro se recuperó de mínimos de dos años contra el dólar, aliviando algo de presión en los metales, aunque las ganancias fueron de corta duración, dado que resurgieron las preocupaciones sobre los bancos españoles.

Aparte, los inversionistas siguen de cerca la promesa que hizo Pekín de que respaldará a la economía china, luego de que la semana pasada las autoridades aprobaran una lista de inversiones en infraestructura.

ros