Nueva York/Londres - El cobre cayó fuerte este lunes pues unas lecturas de la actividad fabril en Europa se desplomaron, al tiempo que los acontecimientos políticos en Francia y Holanda planteaban temores acerca de la capacidad de la región para resolver la crisis de la deuda.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) retrocedió a 8,045 dólares por tonelada, una baja de 1.7%, respecto al cierre del viernes de 8,190 dólares.

En Nueva York, el cobre para mayo cerró con baja de 7,20 centavos, o casi 2 por ciento, a 3,6260 dólares por libra, en operaciones entre 3,6035 y 3,6920 dólares.

El declive en los metales básicos reflejó una ola vendedora en los mercados financieros, con las acciones y el euro presionados por las preocupaciones sobre la crisis de deuda de la zona euro y una débil lectura para abril de un índice de gerentes de compras de HSBC para China.

China registró un repunte de la actividad industrial en abril desde marzo, aunque el indicador siguió debajo de la marca de 50 que separa la expansión de la contracción.

"Los mercados financieros están en modo de pánico en este momento y están presionando a los activos percibidos como riesgosos, como los metales básicos", dijo Peter Fertig, consultor de Quantitative Commodity Research.

"La reacción en los mercados ha sido exagerada y no está basada en los fundamentos, por ejemplo en China, el índice de gerentes de compras ha estado mejorando. Pero debido a que los mercados han entrado en pánico por la situación en la zona euro, aún podríamos ver cierta volatilidad", agregó.

Destacando la incertidumbre política en Europa, el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, dijo que había presentado la renuncia de su Gabinete a la Reina Beatriz.

Aparte, los inversionistas están asimilando las consecuencias de la victoria del socialista Francois Hollande en la primera ronda de las elecciones de Francia, frente a su contrincante, el presidente Nicolas Sarkozy.

La situación en Europa afectaba al euro, que la semana pasada alcanzó máximos de dos semanas contra el dólar.

También afectaba al apetito por el riesgo un reporte que mostró que el sector manufacturero de Alemania se contrajo inesperadamente al mayor ritmo en casi tres años en abril.

ros