El cobre avanzó el martes más de 2% hasta rozar 7,000 dólares por tonelada, en una jornada en la que el estaño operó cerca de un máximo en un año por preocupaciones sobre suministros ajustados.

El cobre subió 2.3%, a 6,987 dólares por tonelada, después de tocar a fines del año pasado un máximo de cuatro años de más de 7,300 dólares por tonelada.

En tanto, el estaño referencial en la Bolsa de Metales de Londres avanzó 1.9%, a 21,500 dólares por tonelada. El mes pasado había subido hasta 22,000 dólares, un pico desde febrero del 2017.

“Hay un déficit de suministros desde Indonesia y a largo plazo hay preocupaciones sobre fuentes de remplazo del estaño”, comentó Christoph Eibl, presidente ejecutivo de Tiberius Asset Management, quien agregó que la debilidad del dólar era positiva para los metales.

Las exportaciones de estaño refinado de Indonesia eran de 4,507 toneladas en enero, una baja de 36% respecto al mes previo y 35% menos que en el mismo mes de un año antes.

Indonesia es el mayor productor mundial del metal.

El mayor consumidor mundial de estaño es China, que responde por casi la mitad de la demanda global, que se estima en cerca de 380,000 toneladas este año.

Un dólar más bajo hace que las materias primas que cotizan en el billete verde sean más baratos para empresas fuera de Estados Unidos, lo que podría apuntalar la demanda.

Entre otros metales, el zinc avanzó 2.6%, a 3,469 dólares la tonelada, mientras que el níquel sumó 2.7%, a 13,450 dólares. En tanto, el aluminio ganó 0.7%, a 2,139 dólares la tonelada.