La empresa de servicios financieros Citigroup se promulga positiva sobre la renta variable europea. El banco ve un avance del 20% en esta clase de activos para el 2015, impulsado especialmente por la acción del Banco Central Europeo (BCE). Además, estima que el índice Stoxx Europe 600 llegará a los 400 puntos el próximo año ya que considera que el mercado de renta variable se beneficiará de más factores de apoyo, en particular de las inyecciones de liquidez del BCE y la depreciación del euro alimentará un repunte de las ganancias corporativas.

A diferencia de algunos de sus competidores que son más prudentes, Citi se muestra más optimista sobre el futuro de la renta variable europea. Más allá de la acción apropiada del BCE, que se espera que comience un QE ampliado, estima que el aumento del tamaño del balance del Banco Central restaurará la confianza a los consumidores y a las empresas. El banco también espera que los inversionistas aumenten su peso en activos de renta variable. La renta variable europea no está cara ni barata en términos absolutos. Pero las acciones nunca han sido tan baratas en relación con los bonos estatales o corporativos , explican.

Un argumento que ya se avanzó a finales de 2013 para aconsejar a los inversionistas es favorecer la renta variable europea. No obstante, los economistas de la banca estadounidense no tienen un escenario particularmente alcista para la economía mundial. Se espera que el crecimiento económico alcance el 3.1% en 2015 (un 3% en Estados Unidos y un 6.9% en China) y el 3.4% en 2016. Los niveles extraordinarios de deuda en los países más desarrollados obligan a los bancos centrales a proporcionar una respuesta extraordinaria en términos de liquidez , escriben los estrategas del banco en un estudio con fecha del 2 de diciembre. Un crecimiento mundial de alrededor del 3% debería constituir un apoyo para los beneficios empresariales. En Europa, Citi ve un aumento del 10-15% para las ganancias de las empresas, y se muestra particularmente optimista mientras se espera que el crecimiento de la Zona Euro alcance el 1.1% en 2015 (después de un 0.8% en 2014).

En este contexto, los estrategas del banco recomiendan privilegiar ciertos tipos de inversiones: la búsqueda de rendimiento razonable y seguro (favorable a sectores como los seguros, las telecomunicaciones, la sanidad o la banca), la búsqueda de un movimiento de recompra de acciones y de préstamos a las empresas, el crecimiento de los resultados auto-sostenibles (gracias a la recuperación del crecimiento orgánico o reestructuración). Entre los sectores privilegiados, Citi cita el automovilístico, productos básicos o la tecnología.

* Artículo escrito por Fernando Luque, editor Morningstar.

[email protected]