Los mercados financieros del mundo iniciaron junio con fuertes pérdidas, arrastrados por débiles cifras de la economía estadounidense que reforzaron las expectativas de que la recuperación económica se desacelera.

Asimismo, la aversión por el riesgo se disparó ante las preocupaciones por la crisis en Grecia, luego de que Moody’s recortara la calificación crediticia del país helénico en tres escalones hasta Caa1 , con perspectiva negativa.

Lo anterior opacó la noticia de que hoy finalizarían las conversaciones entre la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para decidir la liberación de un tramo de 12,000 millones de euros previsto para Grecia y un nuevo paquete de ayuda con el se financiaría hasta el 2014.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones y el S&P 500 apuntaron su mayor caída desde el 11 de agosto, al perder 2.22% a 12,290.14 unidades y 2.28% a 1,314.55 puntos, respectivamente.El índice tecnológico Nasdaq tuvo su peor jornada desde febrero al hundirse 2.33% a 2,769.19 unidades.

Una vez más las acciones de los bancos fueron las más afectadas, los títulos de Bank of America sufrieron la mayor pérdida del Dow al caer 4.34%, mientras que los de JP Morgan perdieron 3.42 por ciento.

En la Bolsa mexicana, el IPC perdió 1.18% a 35,410.51, rompiendo el soporte clave de los 35,500 enteros.

Mientras que el peso cayó 0.75% frente al dólar a 11.6550 unidades ante un alza global de la divisa estadounidense.

SE DESACELERA LA ECONOMÍA

La cifra más desalentadora fue la del índice ISM manufacturero, que en mayo cayó hasta 53.5, su nivel más bajo en más de año y medio, sumándose a otros indicadores que muestran una desaceleración del sector.

De acuerdo con los especialistas, el informe no tuvo ningún elemento positivo, ya que todos sus subcomponentes registraron descensos.

Asimismo, los índices del sector manufacturero de varios países claves de Europa y Asia se desaceleraron el mes pasado.

Por otra parte, el reporte de empleo de ADP mostró una creación de 38,000 plazas en el sector privado, frente a una estimación de 175,000, anticipándose al reporte mensual de las nóminas no agrícolas de mayo que se dará a conocer el próximo viernes.

Así, en Europa las Bolsas cayeron más de 1%, los índices europeos, además, fueron afectados por retrocesos en el sector energético al reavivarse los temores de que la demanda por crudo de EU resulte afectada.

Los precios del WTI cayeron 2.35% a 100.29 dólares el barril y el Brent retrocedió 1.89% a 114.53 dólares. Por el contrario los precios del oro y los bonos estadounidense cerraron con ganancias, en su papel de activos de refugio.

En este contexto, Invex indica en su reporte mensual: Los mercados globales podrían mantener una tendencia errática en las siguientes semanas, donde los inversionistas confirmarán el menor ritmo de expansión económica.

Sin embargo, los niveles de liquidez no disminuirán, lo que podría darle un piso sobre los niveles actuales tanto a los commodities, como a las bolsas .

[email protected]