La renta variable de China ha sufrido un desplome del 5.3% después de que el país haya limitado el uso de bonos corporativos como colateral en los préstamos a corto plazo entre inversionistas. Su objetivo es frenar el creciente riesgo de la deuda emitida por empresas y gobiernos.

En concreto, la China Securities Depository and Clearing Corp (CSDC) ha indicado en un comunicado que sólo aceptará bonos corporativos con el máximo rating de AAA, o aquellos de cuyas compañías tengan la calificación de AA, o por encima, como garantía en el mercado de repos.

Con esta medida, los analistas estiman que podrían quedar excluidos en torno a 500 millones de yuanes, unos 81,000 millones de dólares en bonos corporativos que son usados para el mercado de repos.

De esta manera, se reduce la liquidez disponible en el mercado de bonos, aumenta el temor a una mayor restricción de liquidez en el mercado y se incrementa así el rendimiento de la deuda.

La deuda reacciona con subidas

La reacción de los mercados ha sido inmediata. En el de deuda, el bono a 10 años ha subido en la apertura 30 puntos básicos.

En el mercado de renta variable, sin embargo, ha provocado la desbandada de los inversionistas y ha hundido un 5.3% al índice SSE y en torno al 5% al CSI300, en ambos casos hasta su nivel más bajo desde junio de 2013.

La moneda china, por su parte, cae hasta cotas que no se veían desde el mes de julio. Un dólar equivale a 6.19 yuanes.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

[email protected]