Pekin- China elevará los precios minoristas de la gasolina y el diésel en 6% a 7% a partir del martes, lo que marca el mayor incremento en 33 meses, en una medida que ayudará a las refinadoras a reducir sus fuertes pérdidas, y que difícilmente tendrá un efecto importante sobre la demanda.

El techo de los precios al consumidor subirá 600 yuanes (95 dólares) por tonelada, dijeron responsables de compañías petroleras que recibieron notificaciones oficiales sobre el cambio.

Tras el alza, el diésel costará alrededor de 1.22 dólares por litro y la gasolina de 90 octanos costará 1.17 dólares.

Si bien el momento del incremento -el segundo en poco más de cinco semanas- ya se anticipaba debido al repunte en los precios globales del crudo, la variación del alza fue mayor de lo esperado.

"Esperaba un alza menor, como de 3 por ciento", dijo Gordon Kwan, al frente de investigaciones energéticas de Mirae Asset Management en Hong Kong.

"Es una medida audaz (...) parece que la inflación se redujo en forma muy fuerte recientemente, por lo que, políticamente, se aprovechó bien la ventana de tiempo".

El alza ayudará a compensar a las firmas de refinación por la mayor parte de las alzas recientes en los costos del crudo, que subieron más de 10% durante febrero.

Sin embargo aún no es lo suficientemente grande como para apaciguar la demanda de petróleo en el país, segundo mayor importador mundial de crudo, dijeron observadores de la industria.

El aplazamiento de un aumento amenazaría con ajustar el suministro de combustible y llevaría a desabastecimientos, ya que mayoristas y minoristas han estado reteniendo suministros en las últimas semanas, a la espera del incremento.

ros