Los futuros del crudo en China tuvieron un sólido inicio el lunes, cuando operadores occidentales y grandes firmas chinas transaban el más nuevo instrumento petrolero financiero del mundo, que muchos prevén que se convierta en un tercer referencial global de precios junto al Brent y al WTI.

La minera y operadora global de materias primas Glencore y las grandes firmas mercantiles Trafigura, Freepoint Commodities y Mercuria figuraron entre las primeras que operaron con el nuevo contrato, pese a las preocupaciones de que inversionistas más pequeños en el exterior podrían tener dificultades con reglas desconocidas para ellos y regulación compleja.

El lanzamiento de los futuros del petróleo denominados en yuanes —el primer derivado de materias primas chino abierto a inversionistas extranjeros— fue la culminación de un esfuerzo de 10 años de la Bolsa de Futuros de Shanghai por dar al mayor consumidor mundial de energía más poder para fijar precios al crudo vendido a Asia.

con juguete nuevo

Con grandes operadores extranjeros mostrando un fuerte apetito por incursionar en el vasto mercado de derivados chino, el movimiento en Shanghai desafió a los volúmenes del Brent durante las operaciones asiáticas.

“Si esto tendrá alguna consecuencia real en los otros referenciales del crudo no estoy tan seguro, pero los operadores adoran un juguete nuevo, de modo que aplaudo a China por traer algo que pueda provocar volatilidad”, dijo Matt Stanley, operador de combustibles de Freight Investor Services.