Nueva York/Londres- Los precios del cobre cayeron este jueves a un mínimo de dos semanas, tras una serie de indicadores que reflejaron una contracción del sector fabril en China y un empeoramiento de la actividad de los gerentes de compras de la zona euro, lo que incrementó las preocupaciones sobre la demanda.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró con una baja de 165 dólares, o 1.95%, a 8,290 dólares por tonelada, luego de tocar un mínimo en la sesión de 8,262.50 dólares la tonelada, si nivel más bajo desde el 7 de marzo.

En Nueva York, el contrato para entrega en mayo bajó 8,00 centavos, o 2%, a 3.7655 dólares la libra, cerca del punto más bajo de su rango de operaciones de entre 3.7525 y

3.8570 dólares por libra en la sesión.

El cobre registró su mayor caída en un día en cerca de tres semanas, en medio de volúmenes de operación ligeramente mayores, debido a que las ventas técnicas ganaron fuerza cuando el metal rojo rompió un nivel de soporte.

Otros metales también cayeron a mínimos de varios meses, con el níquel, que bajó a su menor valor en tres meses; el plomo, que retrocedió a su precio más bajo en dos meses y medio; y el aluminio y el zinc, que cedieron a mínimos de un mes.

La actividad fabril china se contrajo en marzo por quinto mes consecutivo, con los pedidos nuevos bajando a mínimos de cuatro meses, d e acuerdo con un índice adelantado que HSBC elabora entre gerentes de compras.

"Hay algunos datos positivos, Estados Unidos lo está haciendo bien, pero consume 1.8 millones de toneladas (de cobre) respecto a 8 millones (de China), por lo que China tiene un mayor impacto. Creo que existe la posibilidad de alcanzar los mínimos de mediados de febrero, antes de que veamos algunas compras de consumidores", dijo David Wilson, analista de Citi.

El mercado también se puso nervioso tras conocerse que el sector manufacturero de Alemania se contrajo en marzo por primera vez en lo que va del año y que la economía de la zona euro dio un inesperado giro negativo en marzo.

Los datos arrastraron al euro a mínimos de sesión contra el dólar.

En tanto, en Estados Unidos las nuevas solicitudes iniciales de beneficios por desempleo cayeron la semana pasada y marcaron un nuevo mínimo en cuatro años, otra evidencia de que la recuperación del mercado laboral gana fuerza.

ros