Procter & Gamble superó este martes las estimaciones de ventas y utilidades trimestrales debido a que los consumidores preocupados por la pandemia compraron sus jabones, detergentes y otros productos de limpieza, incluso durante el inicio de la distribución de las vacunas contra el Covid-19.

La crisis sanitaria global ha impulsado las ventas de los productos de higiene y lavado de P&G como el papel higiénico Charmin y los detergentes Tide por más de un año, debido a que los consumidores almacenaron productos esenciales y suministros de limpieza para las cuarentenas y confinamientos.

Con una demanda aún alta, P&G mantuvo su crecimiento anual de ventas entre 5% a 6 por ciento. El fabricante de las rasuradoras Gillette también elevó su recompra de acciones prevista para el año fiscal 2021 en 1,000 millones de dólares a 11,000 millones.

No obstante, el despliegue de las vacunas y el inicio del retorno a vidas relativamente más normales han generado dudas sobre cuánto tiempo podrá mantenerse ese nivel de crecimiento.

Además, los precios de las materias primas también están subiendo. Para compensar eso, la compañía dijo que ha comenzado a subir los precios de los productos de cuidado de infantiles, cuidado femenino y los destinados a la incontinencia par adultos en Estados Unidos.

Las compañías de productos para consumidores se han visto presionadas por los recientes aumentos de los costos de las materias primas como la celulosa, fibras y resinas recicladas. Los productores de celulosa también han subido los precios de la celulosa de madera dura y proyectan un aumento de la demanda global de pañuelos y papel higiénico.

Las alzas de precios de P&G, con sede en Cincinnati, ocurren después de medidas similares de Kimberly-Clark, que anunció en marzo que subiría los precios de su papel higiénico, pañuelos y pañales Scott en Norteamérica en niveles similares a los de P&G, a partir de junio.

Las ventas netas de P&G crecieron un 5% a 18,100 millones de dólares en el tercer trimestre, terminado el 31 de marzo, frente a la estimación promedio de analistas de 17.900 millones de dólares, según datos de IBES de Refinitiv.

La utilidad neta atribuible a la compañía subió un 12% a 3,270 millones de dólares, o 1.26 dólares por acción, superando las estimaciones de 1.19 dólares por acción.