Queridos amigos: una semana más trepados en la montaña rusa de los mercados, en la cual los principales indicadores bursátiles tuvieron rendimientos magros, el euro ganó algo de terreno frente al dólar, igual que el peso, y los commodities, incluido el oro, cerraron en terreno negativo, y estoy seguro de que muchos de ustedes se preguntan qué hacer para poder tener certidumbre financiera ante la crisis global que enfrentamos.

Y es que, como hemos comentado en diversas ocasiones, la crisis actual es una crisis de confianza a nivel global con un grave problema de insolvencia, que no de liquidez, de las principales economías mundiales, donde el desorden macroeconómico, el excesivo endeudamiento y los altos niveles de desempleo finalmente pasaron su factura y no hay soluciones fáciles ni de corto plazo.

La semana pasada les comenté que había que estar pendientes de las emisiones de deuda soberana española y, pues bien, finalmente hubo una buena demanda, lo que es un rayo de luz en medio de la turbulencia; sin embargo, el costo del fondeo fue por encima de 6% y hay quien piensa que más temprano que tarde, España estará pagando niveles cercanos a 7% para captar recursos del mercado, lo que lo pone en una situación sumamente difícil para cumplir con sus compromisos.

Ante la posibilidad de que esto suceda y de que en Italia se siga deteriorando la situación económica, que implicaría la necesidad de un eventual rescate estilo Grecia, el FMI asegura 430,000 millones de dólares adicionales por parte del G-20, para sumarlos al guardadito que ya traían y así darle mayor certidumbre a los mercados sobre la posibilidad de mantener la crisis europea contenida.

En mi opinión, lo anterior equivale a hacerle transfusiones a un paciente que se está desangrando, sin que se le haya detenido la fuerte hemorragia que lo tiene en estado crítico.

A todo lo anterior, hay que sumarle el cúmulo de elecciones presidenciales: el factor político que sólo viene a abonar al clima de incertidumbre.

Ayer domingo, se dio la primera vuelta para elegir al Presidente de Francia, donde la posibilidad de que gane el candidato socialista, Francois Hollande, genera preocupación en los mercados ante la posibilidad de que afloje el paso en la política fiscal del país galo. La segunda vuelta está programada para el próximo 6 de mayo, exactamente el mismo día de las elecciones en Grecia y antes del refrendo irlandés sobre el pacto fiscal el 31 de mayo.

La única forma de tener certidumbre financiera ante la crisis global es tomar las riendas de nuestro destino a través de contar con información realista y objetiva, y a través de una adecuada administración de riesgos mediante el uso de coberturas, razón por la cual, en Gamaa Derivados nos dimos a la tarea de reunir a los más distinguidos ponentes nacionales e internacionales, entre autoridades y funcionarios de la bolsa de derivados más grande del Mundo, el Grupo Chicago Mercantile Exchange, Grupo BMV de México, Rofex de Argentina y BMF Bovespa de Brasil, altos funcionarios de nuestro gobierno, representantes de organismos multilaterales y analistas privados para conocer sus perspectivas para lo que resta del 2012 y conocer más sobre las herramientas que nos permiten enfrentar los riesgos por variaciones de precios en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, del 9 al 11 de mayo, donde nos dará mucho gusto contar con la presencia de ustedes: nuestros lectores. Para conocer a detalle el programa y mayores informes visiten nuestra página:? www.gamaa.com.mx

No es momento de dejar al azar el destino de nuestras empresas.

*Alfonso García Araneda es director general de Gamaa Derivados. aga@gamaa.com.mx