La mexicana Cemex, una de las mayores cementeras del mundo, anunció este jueves un nuevo plan de venta de activos y reducción de gastos para acelerar la recuperación de su grado de inversión, luego de reportar una ganancia neta anual por primera vez en seis años.

La compañía reportó una ganancia de 144 millones de dólares en el cuarto trimestre del año pasado, revirtiendo así la pérdida de 178 millones de dólares en el mismo periodo del 2014.

NOTICIA: Cemex unificará sus emisiones de bonos en 2020

Analistas esperaban para Cemex una pérdida neta promedio de 111 millones de dólares, según un sondeo previo de Reuters.

Para todo el 2015, la ganancia neta sumó 75 millones de dólares, la primera en seis años, apoyada en sus iniciativas de refinanciamiento y reducción de costos que mejoraron su rentabilidad pese a la depreciación de la mayoría de las monedas donde opera.

NOTICIA: Acciones de Cemex, con potencial de crecimiento en 2016

La compañía logró reducir en alrededor de 1,000 millones de dólares su deuda total, la cual cerró el 2015 en 15,327 millones de dólares, incluyendo notas perpetuas.

"A pesar del retador entorno macroeconómico que ha afectado a varios de nuestros mercados, nuestra industria, y a Cemex en particular, hemos logrado superar estos retos y obtener sólidos resultados operativos y financieros, de forma comparable", dijo el director de la firma, Fernando González, en un comunicado.

Fortaleza del dólar golpea ventas

La cementera, que opera en más de 50 países, detalló que sus ventas cayeron un 9.0% en el trimestre, mientras que sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) bajaron un 4.0 por ciento.

En forma comparativa, eliminando inversiones, desinversiones y fluctuaciones cambiarias, Cemex dijo que sus ventas habrían crecido un 2.0 por ciento y su EBITDA habría subido un 7.0 por ciento.

Sus operaciones en Estados Unidos fueron la mayor contribución a las ventas consolidadas de la compañía, al subir un 7.0%, gracias a la mayor demanda en infraestructura y en el sector residencial que compensaron una caída en la inversión petrolera.

En México, que representa el mayor generador de EBITDA de la cementera, las ventas cayeron un 19% afectadas por la estrategia de alzas de precios que ha golpeado su participación en el mercado. La compañía anunció además en una presentación que espera vender activos por entre 1,000 y 1,500 millones de dólares en los próximos dos años y bajar su deuda en hasta 2,000 millones de dólares en ese período.

Además, este año espera reducir gastos en alrededor de 150 millones de dólares y realizar iniciativas para mejorar su flujo de efectivo libre en 200 millones de dólares. Las nuevas iniciativas buscan impulsar el objetivo de la compañía de recuperar el grado de inversión que tenía en el 2007, antes de que triplicara su deuda con la compra de la australiana Rinker, y justo antes de la crisis global.

Actualmente, la cementera tiene calificaciones de riesgo crediticio de "B+" por parte de la agencia Standard & Poor's y "BB-" de Fitch, cuatro niveles abajo del grado de inversión. La compañía también dijo que espera para este año un crecimiento de un dígito bajo en sus volúmenes consolidados de ventas de cemento gris, que implicaría un alza de hasta un 3.0%, impulsada por una mayor demanda en todos sus mercados.

erp