Cementos Mexicanos (Cemex) también ha sufrido el contagio del mercado por el coronavirus. Desde que se conoció el primer caso en México, el 21 de febrero, ha borrado 43,206 millones de pesos en su valor de mercado.

Desde entonces a la fecha, las acciones de la cementera han perdido 40.28%, para negociarse en 4.24 pesos, en medio de la incertidumbre y temores de los efectos económicos negativos que implicará el Covid-19, así como las presiones financieras por su fuerte deuda.

En la sesión de este lunes, en la Bolsa Mexicana de Valores ,terminó con una caída de 3.42%, hilando la quinta.

Alik García, analista de Intercam Casa de Bolsa, explica que la emisora regia sufre “el abrupto freno en la actividad económica y en la construcción global que tendrán un efecto negativo relevante en sus ventas de este año”.

El pasado 20 de marzo, el fabricante global de cemento anunció medidas para reducir los riesgos asociados con esta pandemia. Entre ellos, “dispondrá de líneas de crédito para mejorar su posición general de liquidez en caso de perturbaciones en los mercados financieros y de capital”.

Añadió que esta determinación tendrá el efecto de aumentar los niveles generales de deuda y efectivo del Grupo Cemex en el corto a mediano plazo.

Hasta diciembre del 2019, la emisora dijo que tenía una deuda total, sin notas perpetuas, de 10,692 millones de dólares y, de acuerdo con el analista de Intercam, el vencimiento de sus pasivos más fuerte este año eran de 521 millones de dólares de notas convertibles que liquidó el pasado 17 de marzo.

Difícil panorama

“Si bien hay retos sumamente importantes para la empresa por la esperada contracción en la demanda, y el giro de negocio de Cemex tiende a acentuar los ciclos económicos, no pensamos que la empresa se vea imposibilitada a hacer frente a sus obligaciones. Al contrario, está llevando a cabo las operaciones pertinentes para asegurar su liquidez”, añadió Alik García en su análisis.

Cemex también está evaluando retrasar gastos de capital programados y tener una cantidad razonable de inventario de producto en las instalaciones y otros lugares con la intención de poder atender a los clientes, en la medida de lo posible.

Cemex considera que el impacto del Covid-19 dañará a la economía mundial, debido a la interrupción y el impacto en la actividad económica global, el comercio y los viajes, lo que a su vez afecta negativamente en la industria del cemento y, por consecuente, en su situación financiera, negocio, liquidez y los resultados de sus operaciones.

“Si el brote se contiene rápidamente, debería ser posible recuperar la producción perdida. Sin embargo, si el covid-19 se propaga aún más o persiste la interrupción de la cadena de suministro, el daño económico podría ser mayor”, agregó la cementera regia.

[email protected]