Tras una semana cotizando por encima de los 2,000 dólares por onza, el oro al contado cayó por debajo de esta barrera, y finalizó la sesión en 1,911.25 dólares por onza, una baja intradía de 5.72%, según datos de Refinitiv. Se trató de su peor descenso diario en los últimos siete años.

“La baja en el oro es por una toma de utilidades y es posible que vuelva a subir, perforando el máximo histórico actual y dirigiéndose al nivel de 2,200 dólares por onza, ya que el metal se ha visto favorecido por la incertidumbre y por los estímulos económicos de los gobiernos y bancos centrales”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

El debilitamiento del dólar, los estímulos de los bancos centrales y los rebrotes de Covid-19 habían llevado el oro a romper máximos históricos.

Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Mas, dijo que, dado el entorno actual, con rebrotes del nuevo coronavirus, política monetaria relajada y la tensa relación entre Estados Unidos y China, la demanda por activos refugio continuará. “Una recuperación más rápida a la esperada en la economía mundial, que se solucione el problema de salud antes de lo esperado, que se tenga una vacuna”, son los factores que según Saldaña podrían provocar un retroceso importante en la cotización del metal, sin embargo, con continuos rebrotes en países donde ya parecía controlada la situación, el especialista ve menos probable este escenario.

Carlos González, Director de Análisis de Monex explicó que es complicado hacer una valuación futura de commodities porque hay factores que no son cuantificables que intervienen, sin embargo, comentó que el estimado general era de 2,000 dólares, el cual ya se alcanzó.

“En el momento en que esto se revierta, se descubra una vacuna y se tenga una expectativa más en términos de mayor certidumbre, probablemente regresemos a ver un retroceso del oro y una fortaleza del dólar, pero hasta que eso no sea tan claro y continúen los estímulos esto permanecerá, aunque también creo que parecería que ya está muy cerca del equilibrio en estos niveles de 2,000 dólares por onza y el dólar ya se debilitó, puede seguir, pero tampoco creo que mucho más”, expresó.

claudia.tejeda@eleconomista.mx