Grupo Financiero Banorte, que opera el mayor banco en manos de inversionistas mexicanos, dijo este jueves que su cartera vencida creció en el cuarto trimestre debido al impacto de la pandemia de coronavirus y elevó sus provisiones de cara a un reciente repunte de los contagios que podría seguir afectando su negocio.

Banorte, que también gestiona uno de los mayores fondos de pensiones del país, reportó en el periodo un aumento del 34% en su cartera vencida, hasta los 8,931 millones de pesos, frente al tercer trimestre de 2020.

El grupo financiero atribuyó el incremento a la llegada a su fin de un programa de apoyo a créditos impulsado por el Gobierno para hacer frente a los efectos de la epidemia, que afectó principalmente sus segmentos de préstamos a trabajadores, a pequeñas empresas y el de tarjetas.

Banorte dijo que, ante el impacto esperado de una segunda ola de contagios, decidió elevar sus provisiones -que son los recursos reservados por el banco en caso de insolvencia de sus clientes- un 91% frente al periodo previo, lo que derivó en una caída en sus ganancias trimestrales.

"Hicimos una reserva de 2,000 millones de pesos porque salió un segundo semáforo rojo", afirmó Marcos Ramírez, director general de la compañía en una videoconferencia de prensa. "Decidimos actuar un poco antes de la ola, para que tuviéramos un año (2021) limpio", dijo.

Banorte reportó un declive interanual del 34% en su utilidad neta del cuarto trimestre de 2020, a 5,966 millones de pesos, con un descenso en sus ingresos del 4 por ciento.