Carlos Slim superó el tope de 27% en FCC, al hacerse con 1.11% adicional del capital social de la compañía de construcción y servicios durante la última semana mediante compras de títulos en el mercado.

De esta forma, el empresario mexicano, a través de Inmobiliaria Carso, refuerza su posición de primer accionista del grupo que controla junto a Esther Koplowitz, quien a su vez ostenta otro 22.5% de la compañía.

En concreto, Slim ha comprado un paquete de 2.90 millones de títulos de FCC en distintas operaciones realizadas en el mercado entre el 4 y 8 de enero, con el que ha situado su participación en 27.245%, según consta en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El magnate mexicano ha invertido 19.8 millones de euros en estas adquisiciones, dado que se han cerrado a un precio de entre 6.645 y 6.967 euros por acción.

Se trata de la segunda vez en una semana en la que Slim refuerza su posición en FCC, en la que el pasado día 4 sobrepasó 26 por ciento.

El empresario eleva su participación en la constructora justo un año después de que a comienzos del 2015 desembarcara en su capital a través de una ampliación de capital, y justo en vísperas de que la compañía lance una nueva ampliación de 709 millones para recortar deuda y recapitalizarse.

La inversión en acciones adicionales de FCC por parte de Slim constituye una muestra más de la apuesta que el magnate está realizando tanto por el grupo como por su filial inmobiliaria Realia.

Así, Slim ha garantizado la cobertura de la nueva ampliación de capital de FCC, dado que no sólo se ha comprometido a suscribir e inyectar el porcentaje que le corresponde en función de su participación, sino que también se hará cargo de los títulos que eventualmente quedarán sobrantes.

De igual forma, el empresario ha garantizado con avales corporativos de sus empresas la refinanciación que recientemente acordó Realia, compañía en la que ha cubierto toda la ampliación de capital que a su vez ha realizado para pagar deuda.

Además, en el plano operativo, FCC y las empresas de Slim acordaron en marzo del pasado año concurrir juntas por los grandes proyectos de infraestructuras que surjan en el continente americano, con la salvedad de México, país de origen del empresario.