En México es caro y difícil acceder al financiamiento en el sector energético, sobre todo ahora que el costo del dinero es mayor y viene un ciclo de más alzas, aseguró Ramsés Pech, asesor de Proyectos de Energía y Economía en la consultora Caraiva y Asociados.

Ante ello, consideró que una alternativa es ver hacia los mercados disponibles de financiamiento como Estados Unidos o países asiáticos. Estimó que, actualmente alrededor de 60% de la integración de un consorcio para echar a andar un proyecto de energía está representado por un socio o inversionista extranjero.

Fibra E

Ramsés Pech explicó que instrumentos como el Fibra E están diseñados para proyectos específicos, maduros, que generan flujos estables y comprobados. El problema actual del sector de infraestructura y del mercado de combustible en México es que el costo directo para traer combustible se elevó entre 15 y 20 por ciento.

Ahora no le conviene a ninguna empresa traer combustible porque el precio está topado, para el próximo año cuando se abran todas las regiones se tendrá un mercado abierto y fluctuante , expuso Pech.

judith.santiago@eleconomista.mx