Los precios del petróleo subieron el miércoles a nuevos máximos de 13 meses, tras los datos del gobierno de Estados Unidos que mostraron una caída en la producción de crudo después de que el clima gélido interrumpiera la producción la semana pasada.

La producción de petróleo de Estados Unidos cayó la semana pasada en más de 1 millón de barriles por día durante la inusual tormenta de invierno que sacudió a Texas, lo que equivale a la baja semanal más grande de la historia, dijo la Administración de Información de Energía (EIA).

Los insumos de crudo de las refinerías cayeron a su nivel más bajo desde septiembre de 2008 cuando el clima extremadamente frío dejó sin electricidad a millones de personas.

"Si tienes ese tipo de caída en una semana de producción de la EIA, es probable que tengas más después de eso", dijo Phil Flynn, analista senior de Price Futures en Chicago. "Existe cierta preocupación de que esto sea una caída de la producción permanente a largo plazo".

El tráfico en el canal de navegación de Houston estaba volviendo lentamente a la normalidad, pero las terminales aún enfrentan varios problemas. Después de que casi una cuarta parte de la capacidad de la refinación nacional quedó inactiva por la tormenta, las refinerías también comenzaron a volver a funcionar esta semana.

Los futuros del crudo Brent ganaron 1.67 dólares, o un 2.5%, a 67.04 dólares el barril, luego de alcanzar los 67.30 dólares el barril, su nivel más alto desde el 8 de enero de 2020.

Los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subieron 1.55 dólares, o un 2.5%, a 63.22 dólares el barril. El WTI alcanzó previamente los 63.37 dólares, su nivel más alto desde el 8 de enero de 2020.

Los precios del petróleo se han recuperado alrededor del 30% desde principios de año, impulsados también por los continuos recortes de suministro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados.

kg