Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado en la semana pasada, mientras que las reservas de gasolina bajaron inesperadamente, mostró este martes el Instituto Americano del Petróleo (API), un grupo privado de la industria.

Las existencias de crudo bajaron 2.7 millones de barriles en la semana al 24 de junio, la cuarta semana consecutiva de descensos. Los analistas habían previsto un retroceso de 1.4 millones de barriles.

Los inventarios de crudo en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos en Estados Unidos, cayeron 544,000 barriles.

Los inventarios de gasolina disminuyeron en 91.000 barriles, contrario a las expectativas de un incremento de 600.000 barriles.

Las existencias de destilados también mostraron un sorpresivo descenso de 945,000 barriles, frente a expectativas de un aumento de 1 millón de barriles.

El descenso se produce pese a un incremento en las importaciones de productos, que aumentaron 243,000 barriles por día, a 1.81 millones de bpd.

Las importaciones semanales de crudo en Estados Unidos crecieron 595,000 bpd a 9.87 millones de bpd.

En tanto, las tasas de refinación se mantuvieron estables a 86.5% de la capacidad, frente a perspectivas de un moderado aumento de 0.1 puntos porcentuales.

Los futuros de crudo en Estados Unidos ampliaron sus ganancias tras la difusión de los datos del API, subiendo 2.49 dólares, a 93.10 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York.