En los últimos cinco años, el precio de las acciones del conglomerado Alfa han caído 65.6%, afectado por el costo del petróleo, una desaceleración en el sector automotriz, así como sus niveles de deuda por adquisiciones.

Los títulos de la empresa encabezada por Armando Garza Sada alcanzaron su máximo en septiembre del 2014, cuando llegaron a 54.97 pesos  en la Bolsa Mexicana de Valores. Sin embargo el martes coytizaban en 15.90 pesos.

Para el gerente de Análisis de Monex, Fernando Bolaños, son varias las razones para esta baja, por ejemplo, la caída en los precios del crudo, lo que implicó una contracción en los márgenes de Alpek y una disminución en su flujo operativo (Ebitda) y de Alfa.

Otro factore es la desaceleración del sector automotriz en Estados Unidos y México y que se ha empezado a ver en Europa.

“Estas caídas sí afectaron los resultados, pero la duda es hacia adelante si la desaceleración de este sector ya llegó a su fin, si en el 2019 ya llegó a su punto más bajo y en el 2020 podríamos estar viendo alguna recuperación o las bajas continúan en años subsecuentes”.

De hecho, Fernando Bolaños explicó que los inversionistas que toman una postura desde un escenario donde las caídas son hacia adelante podrían ver poco apetito en la emisora y vender sus acciones.

Asimismo, la baja en el precio de sus títulos podría ser por el incremento de la deuda de Alfa por diferentes adquisiciones, así como la caída en el mercado mexicano, ya que el incremento de las tasas encarece la entrada a la bolsa.

Ventas y compra de activos

El analista de Monex comentó que la venta de activos los ayuda al incrementar el flujo de la empresa, permitiéndole disminuir su nivel de apalancamiento, donde cada una de sus subsidiarias lo ha hecho de manera distinta, y enfocarse en nichos de valor.

Recientemente Alfa ha vendido diversos activos. De hecho, el año pasado, firmó un acuerdo definitivo para la venta de sus dos plantas de cogeneración de energía ubicadas en Cosoleacaque y Altamira por 801 millones de dólares.