El banco estadounidense Goldman Sachs reportó el miércoles ganancias mayores a las previstas, pese a un escándalo en Malasia, mientras que el Bank of América salió ganando con las más elevadas tasas de interés.

Goldman Sachs dio cuenta de resultados mixtos en corretajes, inversiones y préstamos empresariales, mientras que Bank of America tuvo mayores ingresos por el alza de los intereses.

Las acciones de ambos bancos subieron inmediatamente en Wall Street, pues los resultados fueron mejores que los presentados en los últimos días por bancos rivales.

El jefe ejecutivo de Goldman Sachs, David Solomon, describió como bastante sólido el estado de la economía. Su comentario está en línea con los de directivos de otros bancos, que consideraron exagerada la ola de preocupación económica que agitó a los mercados en las últimas semanas.

“Ha habido algo de desconexión entre la débil confianza del mercado y el optimismo que seguimos viendo en las salas de sesiones de las empresas”, dijo Solomon en una conferencia con analistas.

Goldman Sachs anotó en el cuarto trimestre ganancias de 2,300 millones de dólares, contra 2,100 millones del mismo período del 2017, debido a costos asociados a reducciones impositivas que debieron afrontarse una sola vez.

Sus ingresos se mantuvieron en 8,100 millones de dólares.

Goldman Sachs quedó envuelto en un escándalo que involucra al fondo 1MDB de Malasia, que está siendo investigado. Ayudó a ese fondo a emitir bonos por 6,500 millones de dólares, pero Kuala Lumpur acusa al banco y a exfuncionarios de malversar 2,700 millones de dólares.

En noviembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos sostuvo que el ejecutivo estrella Tim Leissner se declaró culpable de violar normas de EU contra sobornos y lavado de dinero .

Bank of America toma vuelo

Bank of America reportó que en el cuarto trimestre del año pasado sus ganancias fueron de 7,200 millones de dólares, casi el triple de las del mismo período del 2017. Al igual que GS, fue impactada por las cargas financieras, que implicaron por única vez las rebajas de impuestos a empresas y personas.

Sus ingresos subieron 11.3%, a 22,700 millones de dólares, impulsados por el aumento de  intereses.

“En los miles de millones que procesamos en transacciones de consumidores y con la confianza y actividad de pequeños negocios y clientes comerciales, vemos un saludable clima de consumidores y empresas, que impulsa una sólida economía”, afirmó el CEO, Brian Moynihan.