Los precios del crudo Brent subieron el jueves más de 1% por el temor a una escasez de suministro mayor a la prevista luego del ataque del sábado a la infraestructura de refinación de Arabia Saudita y una escalada de las tensiones en Oriente Medio.

El Brent subió 80 centavos, o 1.26%, a 64.40 dólares el barril, mientras que el referencial estadounidense WTI ganó 2 centavos, a 58.13 dólares el barril, y la mezcla mexicana de exportación aumentó 1.67%, a 62.32 dólares por barril.

En tanto, la gasolina estadounidense cerró en 1.7007 dólares por galón, lo que resultó en un alza de 2.59 por ciento.

Los ataques de yemeníes hutíes paralizaron más de la mitad de la producción de crudo de Arabia Saudita y limitaron severamente la capacidad ociosa de extracción del reino, un colchón para los mercados energéticos ante cualquier interrupción de los suministros globales.

Las tensiones han escalado ya que Estados Unidos y Arabia Saudita culpan a Irán de los ataques.

“La industria petrolera saudí podría ser amenazada nuevamente y podríamos ver más trastornos de la oferta desde el golfo Pérsico”, dijo Gene McGillian, vicepresidente de Investigación de Mercado de Tradition Energy, en Stamford, Connecticut.

“Lo que pende sobre la cabeza de los mercados es la respuesta que pueda venir. ¿Cómo responderán a esto Estados Unidos y Arabia Saudita?”, agregó.

También respaldó los precios del mercado la debilidad del dólar y la renuencia de los operadores de deshacer posiciones cortas después de las turbulentas negociaciones de esta semana, afirmó Josh Graves, estratega senior de Mercado de RJO Futures.

Pero los riesgos geopolíticos eran el mayor factor del alza de los precios, agregó Graves. “El hecho de que no hayamos vuelto a la parte baja o media de los 50 dólares quiere decir que hay expectativas de que (el presidente de Estados Unidos, Donald) Trump, intervendrá”.