Londres- El crudo superaba los 107 dólares el barril este viernes, recortando su pérdida semanal, apuntalado por un reporte de empleos que resultó mejor de lo esperado en Estados Unidos y expectativas de una recuperación del crecimiento en China.

Las nóminas de empleo no agrícola en Estados Unidos subieron en 146,000 puestos de trabajo en noviembre, dijo el Departamento del Trabajo, desafiando las expectativas de un fuerte retroceso tras el paso del huracán Sandy.

El crecimiento anual en producción fabril, inversiones y ventas minoristas podría haber elevado el ritmo en noviembre, mostró un sondeo de Reuters previo a cifras el 9 de diciembre.

El crudo Brent sumaba 23 centavos, a 107.26 dólares por barril a las 1540 GMT, tras caer cuatro días seguidos. En la semana, el Brent bajaba alrededor de 3.4%, su mayor disminución desde la semana que culminó el 2 de noviembre.

El crudo estadounidense operaba plano a 86.26 dólares.

Las preocupaciones económicas sobre ambos lados del Atlántico limitaron el apetito de los inversores por activos de más riesgo, lo que generó una merma en el índice CRB Thomson Reuters-Jefferies, un referencial para las materias primas, en lo que va del trimestre.

El Bundesbank de Alemania recortó este viernes su panorama de crecimiento para el próximo año al tiempo que la crisis de endeudamiento de la zona euro golpea a la principal economía de Europa, pero agregó que el país volvería pronto a su tendencia de crecimiento.

Sumándose a los temores estaban las extensas negociaciones para evitar una crisis fiscal en Estados Unidos.

A unas tres semanas de que se produzca el llamado "precipicio fiscal" en la mayor economía mundial, la tarea de evitar las fuertes alzas de impuestos y los recortes de gastos se redujo a conversaciones entre el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el presidente Barack Obama, de acuerdo a asesores del Capitolio.

El llamado "precipicio fiscal", una combinación de fuertes recortes al gasto público y alzas de impuestos, podría ayudar a reducir el déficit fiscal, pero al mismo tiempo empujar a la economía a una recesión.

Los inversionistas prestaban atención a acontecimientos en Oriente Medio, donde un empeoramiento de la crisis política en Egipto y el conflicto en Siria han elevado las preocupaciones sobre el suministro de petróleo desde la región.

ros