Los precios del crudo Brent siguen acumulando ganancias impulsados por la crisis política entre Irán y Occidente. Así, ayer logró otro máximo de nueve meses al subir 0.59% a 123.63 dólares por barril.

El referencial para el Mar del Norte hiló cuatro jornadas de avances y además apuntó un récord histórico en su precio en euros al cerrar en 93.46.

Expertos del Grupo de Crisis Internacional dijeron que las posibilidades de una confrontación militar por el programa nuclear, aunque poco probables, parecen más altas que nunca .

Asimismo, se espera el último reporte del equipo de la Agencia Internacional de Energía Atómica que regresó a Viena sin ningún avance con Irán, a lo que se le suman temores respecto de que el país árabe esté expandiendo su programa nuclear al interior de una montaña.

En tanto, el crudo WTI ganó 1.46% a 107.83 dólares, impulsado por el reporte de la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

La EIA informó de una caída de 315,000 barriles a 32.17 millones en Cushing, Oklahoma, el punto clave de entrega de los contratos del WTI.

De esta manera, el diferencial entre el Brent y el WTI se redujo a 15.80 dólares. En este contexto, Goldman Sachs prevé que la brecha entre el Brent y el WTI caiga a 5 dólares en seis meses.

Lo anterior debido al cambio en el flujo del oleoducto Seeway para transportar petróleo desde Cushing.

Goldman informó que con este oleoducto bombeando desde Cushing a la costa del Golfo de México estima que los precios del WTI estarán estrechamente ligados a los del Brent, con un probable descuento en la cotización del WTI de 3 a 5 dólares por barril, reflejando la economía de las tarifas del oleoducto .

Así, recomendó abrir posiciones largas en el WTI para aprovechar un menor diferencial de precios con el Brent. Además, el banco mantuvo su previsión a 12 meses para los precios del Brent en 127.50 dólares.

Por otro lado, la fiebre en el alza del petróleo también pone en jaque a Europa, en donde varios países como España y Grecia se enfrentarán una vez más a una recesión todo el 2012.