Londres - El crudo Brent subía por encima de los 111 dólares este viernes, debido a que los comentarios de que Irán podría frenar las exportaciones de petróleo a la Unión Europea (UE) intensificaron las preocupaciones sobre la seguridad del suministro.

No obstante, unos datos económicos en Estados Unidos que fueron más débiles de lo esperado limitaban las ganancias del mercado.

El Brent ganaba 85 centavos a 111.64 dólares por barril a las 1445 GMT, y en la semana acumula un alza de 1.4%, tras dos semanas de pérdidas.

El petróleo referencial de Estados Unidos ganaba 59 centavos a 100.29 dólares y apunta a un alza semanal de 1.2%, también revirtiendo dos semanas de caídas.

Una ley que va a ser debatida el domingo en el parlamento iraní podría interrumpir las exportaciones de petróleo a la Unión Europea (UE) incluso a partir de la próxima semana, informó el viernes la agencia de noticias semioficial Fars, citando a un diputado.

Si Irán detiene las exportaciones de crudo a la UE antes de julio, cuando entra en vigor una prohibición europea a las compras del petróleo iraní, podría causar problemas para algunos países.

Royal Dutch Shell implementará los términos de un embargo de la Unión Europea (UE) sobre las exportaciones de crudo iraní, pero necesitará tiempo para estudiar los detalles de las sanciones que impulsarían los precios del crudo, dijo este viernes el presidente ejecutivo de la compañía, Peter Voser.

La prima del riesgo geopolítico fue contrarrestada por datos que no resultaron tan positivos como anticipaba el mercado.

La economía de Estados Unidos creció en el cuarto trimestre a su ritmo más rápido en un año y medio de 2.8%, dijo el Gobierno, ligeramente por debajo de las expectativas de los economistas de una tasa del 3.0 por ciento.

El petróleo se alejó de máximos en el día, pero se mostraba relativamente resistente.

"El petróleo cayó con los datos, pero no está colapsando porque Irán está expresando que podría votar por cancelar contratos con Europa", dijo Rob Montefusco, corredor de Sucden Financial.

Junto con los decepcionantes datos en Estados Unidos, las preocupaciones sobre las perspectivas para la zona euro debido a la creciente incertidumbre sobre la situación de deuda también mantenían limitadas las ganancias del petróleo.

Atenas está envuelta en duras negociaciones con sus acreedores privados en torno a la reestructuración que requiere rápidamente para evitar una moratoria cuando Grecia deba pagar el vencimiento de unos bonos en marzo.

ros