Los precios del crudo repuntaron con fuerza luego del desplome que sufrieron la semana pasada ante una liquidación histórica de materias primas.

Así, el crudo Brent logró su segunda mayor ganancia histórica al subir 6.77 dólares, equivalente a 6.22%, a 115.90 dólares por barril.

Mientras que el WTI ganó 5.37 dólares, a 102.55 dólares por barril, impulsado también por un alza en los precios de la gasolina, que de acuerdo con la Administración de Información de Energía de EU, hasta la semana pasada, las existencias del combustible registran 10 semanas consecutivas a la baja.

En este contexto, los temores por la falta de suministro de gasolina previo al inicio del verano, la temporada de mayor conducción de vehículos en EU, impulsaron los precios del crudo.

A las compras de oportunidad se le sumó un incendio en la unidad de destilación de petróleo de la refinería Pascagoula en Mississippi de la petrolera Chevron que produce 330,000 barriles por día.

Mientras que el oleoducto Keystone de TransCanada, cerrará algunos días debido al fallo en una prueba de una estación de petróleo.

En esta semana habrá que vigilar si el repunte del crudo continúa o si sólo se trató de un ajuste luego de perder casi 10% en dos jornadas la semana pasada, frente a un alza de casi 16% que el WTI acumuló desde finales de febrero, cuando los conflictos en Medio Oriente se agudizaron.

Lo anterior en medio de cifras económicas en EU y Europa que indican una desaceleración de la recuperación de la economía.

Hoy el Instituto Americano del Petróleo dará a conocer su reporte semanal de inventarios que, de acuerdo con Reuters, presentará un alza de 1.3 millones de barriles. Mañana conoceremos el reporte oficial de la EIA y el jueves se publicará el reporte de perspectivas mensuales de la OPEP.