Londres - El petróleo Brent subía este martes y seguía por encima de la marca psicológica de 120 dólares el barril, en medio de problemas con los suministros de crudo desde Irán hasta Sudán y el Mar del Norte.

Un factor que impulsaba al crudo fue la aprobación del ansiado rescate financiero de Grecia. Si bien el acuerdo resuelve las necesidades inmediatas de financiamiento de Atenas, difícilmente reviva a la golpeada economía griega.

El crudo Brent subía 0.34%, a 120.46 dólares por barril a las 1421 GMT, tras cerrar el lunes arriba de los 120 dólares por primera vez desde el 15 de junio del año pasado.

El petróleo estadounidense subía 1.37%, a 104.65 dólares, luego de tocar el lunes los 105.44 dólares, su nivel más alto desde el 5 de mayo.

La pérdida de parte del abastecimiento global, la recuperación de la economía de Estados Unidos y las políticas de alivio económico de China para apuntalar el crecimiento han impulsado al crudo y generaron apetito de los inversores por los activos más riesgosos.

El repunte del petróleo difícilmente se frene en momentos en que las sanciones occidentales afectan al suministro de Irán, el segundo mayor productor de la OPEP. El mes pasado, la Unión Europea (UE) enfureció a la República Islámica cuando acordó aplicar una veda al crudo iraní a partir del 1 de julio.

El domingo Irán anunció una represalia, bajo la forma de una suspensión de las ventas de crudo a empresas francesas y británicas, aunque se trató de una medida más bien simbólica porque las ventas de petróleo a ambas naciones ya se habían reducido mucho.

"Las declaraciones fuertes de parte de Irán siguen dando apoyo al precio (...) que ‘castiga’ a todos los países de la UE por su boicot", dijo Carsten Fritsch de Commerzbank. El precio del crudo en euros está apenas algo debajo de su récord de mediados del 2008, dijo.

Irán mantenía la presión este martes, diciendo que frenaría las exportaciones a los países europeos que no han dejado en claro su posición sobre las importaciones petroleras.

Pero los mayores clientes de Irán en Europa ya han realizado recortes sustanciales voluntarios antes del embargo.

Los compradores de crudo iraní en Asia también han reducido las importaciones antes de que entren en vigor las sanciones más estrictas de Occidente que buscan dejar a la República Islámica sin las ganancias petroleras que respalden su controvertido programa nuclear.

ros