El petróleo terminó en alza el lunes en el mercado neoyorquino, sostenido al inicio de la jornada por las primeras informaciones sobre la explosión de una bomba artesanal en el metro de Nueva York y luego por el cierre de un importante oleoducto en el mar del Norte.

El barril de light sweet crude (WTI) para entrega en enero, ganó 63 centavos cerrando en 57,99 dólares en el New York Mercantile Exchange.

"El cierre del oleoducto de Forties y la posibilidad de que se mantenga cerrado durante varias semanas desencadenó un alza de los precios", indicó John Kilduff de Again Capital, quien destacó que particularmente el barril de Brent había aumentado: hacia las 18:00 hrs había llegado a los 64.93 dólares, su nivel más alto de los últimos dos años y medio.

Ineos, el operador del oleoducto de Forties, anunció que había decidido cerrarlo tras haber detectado una grieta en el oleoducto.

"Los mercados están preocupados porque nadie está seguro de cuánto tiempo durará el cierre. Hay amplias reservas de crudo disponibles, pero si la reparación dura más que 'varias semanas', éstas podrían no bastar", explicó Fawad Razaqzada, analista de Forex.com.

Más temprano en la sesión los precios ya habían aumentado tras las primeras informaciones sobre una explosión en Manhattan y saberse luego que un hombre había hecho explotar una bomba artesanal en un túnel del metro de Times Square, dejando tres heridos.

El ataque fue considerado por el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, como una "tentativa de atentado terrorista".

"Es considerado por el mercado como un acontecimiento geopolítico y a causa de la incertidumbre, los precios aumentaron ligeramente", comentó Robert Yawger de Mizuho.

erp