Los precios del petróleo subieron casi 1% el jueves a su cierre más alto desde principios de marzo, ante renovadas esperanzas de un acuerdo por estímulos en Estados Unidos y después de que importantes productores acordaron un modesto aumento del bombeo a partir de enero de 500,000 barriles por día.

El incremento significa que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, un grupo conocido como OPEP+, recortaría su producción en 7.2 millones de bpd, o el 7% de la demanda mundial a partir de enero, en comparación con la cuota actual de 7.7 millones de bpd.

Se esperaba que la OPEP+ prorrogara los recortes de 7.7 millones de barriles diarios de petróleo al menos hasta marzo de 2021.

Los futuros del Brent subieron 46 centavos, o 0.95%, a 48.71 dólares por barril, mientras que el crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganó 36 centavos, o 0.8%, a 45.64 dólares.

Es el nivel de cierre más alto del Brent desde el 5 de marzo, antes de que la mayoría de los países impusieran cierres para detener la propagación del coronavirus.

“Los mercados están reaccionando ahora positivamente y los precios están subiendo levemente ya que 500,000 bpd de suministro extra no es mortal para los balances”, dijo Paola Rodríguez-Masiu, analista senior de mercados petroleros de Rystad Energy.

La OPEP+ se reunió el jueves para discutir las políticas para el 2021, después de que las conversaciones a principios de la semana no llegaron a ninguna conclusión sobre cómo abordar la débil demanda de petróleo en medio de una nueva ola de coronavirus.

Pero después de que las esperanzas de una rápida aprobación de las vacunas para el Covid-19 impulsaron un repunte de los precios del petróleo a finales de noviembre -los futuros del Brent ganaron 27% mensual-, algunos productores cuestionaron la necesidad de endurecer la política petrolera.

Los precios más altos en noviembre llevaron a las petroleras estadounidenses la semana pasada a impulsar la producción por tercera semana consecutiva, por primera vez desde mayo de 2019, alcanzando los 11.1 millones de barriles diarios, según datos del gobierno.

“Con la producción de petróleo de Estados Unidos en aumento, la OPEP+ no podía permitir que los estadounidenses ganen cuota de mercado a su costa”, dijo Edward Moya, analista de mercado senior de OANDA.