Londres - El petróleo caía a menos de 114 por barril este lunes debido a que los operadores e inversores temen que la falta de acuerdo sobre un segundo rescate de Grecia golpee la demanda en la zona euro, aunque renovadas tensiones con Irán limitaban las pérdidas.

El Gobierno griego y los líderes de los partidos políticos deben acordar los términos de un segundo rescate con el FMI e inspectores de la UE antes de que los ministros de la zona euro se reúnan la próxima semana, dijo el lunes un funcionario de Atenas.

Sin embargo, negó que los tres partidos de la coalición deban responder el lunes a la UE sobre si aceptan o no el acuerdo en principio.

Analistas dijeron que la situación está presionando a la mayoría de los activos de riesgo. "Si no se le dan préstamos a Grecia, ello significaría una bancarrota en marzo", dijo Michael Poulsen, analista petrolero de Global Risk Management.

El crudo Brent bajaba 61 centavos, a 113.97 dólares el barril a las 1319 GMT, poniendo fin a cuatro días consecutivos de ganancias.

El Brent subió 2.8% la semana pasada para ubicarse cerca de un máximo de tres meses el viernes, después de unos positivos datos del empleo en Estados Unidos, que generaron expectativas de un repunte de la demanda en la mayor economía del mundo.

El crudo estadounidense bajaba 98 centavos, a 96.86 dólares el barril, tras registrar una pérdida de 1.73% la semana pasada.

El barril de crudo estadounidense se ve presionado por un crecimiento de los inventarios en el punto de entrega clave de Cushing y por un invierno muy benigno, que reduce la demanda de combustible para calefacción en Estados Unidos.

Analistas y operadores dijeron que el retroceso en el Brent refleja una toma de ganancias luego del salto del viernes impulsado por un aumento mayor al esperado del empleo en Estados Unidos y por las preocupaciones sobre la interrupción del suministro desde Irán y Siria.

El dólar subía 0.68% contra una canasta de monedas a las 1317 GMT.

Mientras tanto, los líderes de Irán continúan amenazando con acciones militares, en medio de un creciente enfrentamiento con las potencias mundiales sobre las ambiciones nucleares de Irán.

ros