El principal índice de acciones de Brasil caía este jueves y marcó un nuevo mínimo intradiario de 2018, frente a la gran incertidumbre por los comicios presidenciales de octubre y el crecimiento del país, así como por la aprensión ante la interferencia del gobierno en la economía.

A las 14:53 GMT, el Bovespa perdía un 2.62% a 74,120 puntos. En el mínimo de la sesión, el índice bajó un 2% a 74,567 unidades, su menor nivel intradiario desde el 21 de diciembre de 2017.

El real cedía un 1.4% tras caer más temprano un 1.9% a 3.9132 unidades por dólar, con lo que su devaluación en lo que va del mes es de 4.8 por ciento. La moneda ha perdido cerca de un 19% desde febrero pese a una mayor intervención del banco central.

De los 67 componentes del Bovespa apenas 4 operaban en territorio positivo y el volumen financiero en la jornada sumaba 3,000 millones de reales. Tras perder casi un 11% en mayo, el índice mostraba un declive cercano al 2.7% en los primeros días de junio.

La aprensión por la interferencia del gobierno en la economía creció tras la huelga de los camioneros. El gobierno tomó varias medidas, como congelar el precio del diésel, para atajar la movilización, que duró cerca de 10 días y provocó el desabastecimiento de varios productos.

Analistas de XP Investimentos destacaron que la perspectiva de la bolsa es esencialmente benigna para los próximos años si se da un escenario electoral a favor de la centro derecha, pero en el corto plazo la visión es más cautelosa.

Analistas señalaron que la actividad del país se ha mostrado decepcionante en los últimos meses y que la huelga de los camioneros aumentó la incertidumbre. Al mismo tiempo, lo incierto del ambiente político antes de las presidenciales de octubre generaría más volatilidad en los próximos meses.

Entre los papeles líderes, Petrobras se hundía un 4.1% pese al alza del crudo , mientras que Vale bajaba un 2.85 por ciento.

erp