Las tasas de los bonos mexicanos de largo plazo registraban leves cambios, en un mercado que asimilaba la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, aunque los operadores no descartan ver tomas de ganancias las próximas jornadas.

Tras una jornada volátil, el rendimiento del bono de 10 años, con fecha de vencimiento del 10 de junio del 2021, operaba sin cambios frente a su cierre del viernes, en 7.28 por ciento.

Por su parte, la tasa del bono a 20 años, con vencimiento el 31 de mayo del 2029, subía 0.02 puntos frente a su cierre previo, a 7.87%, de acuerdo con intermediarios.

Osama bin Laden murió el lunes en un operativo estadounidense en su complejo en Pakistán, motivando a algunos inversores a entrar al mercado, alentados también por un par de datos ligeramente más fuertes de lo esperado sobre el gasto en construcción y la actividad manufacturera de Estados Unidos.

Sin embargo, más tarde en la jornada la euforia de los inversionistas se fue diluyendo por el temor a represalias de los simpatizantes de Al Qaeda y renovadas advertencias de alerta contra ataques.

"Dicen que la aversión al riesgo bajó, y junto con ella entraron algunos flujos, pero en realidad el volumen ha sido bajo y ha habido mucha volatilidad", comentó un operador.

Ahora, los participantes tienen fija en su mirada la publicación el viernes de un reporte oficial sobre el empleo estadounidense, en busca de alguna señal sobre la marcha de la mayor economía del mundo.

Desde principios de abril, los rendimientos locales han caído con fuerza debido a una continua entrada de flujos del exterior, por lo que algunos operadores prevén un pronto ajuste técnico debido a tomas de utilidades.

A nivel local, analistas privados bajaron su pronóstico para la inflación de México al cierre del 2011 a 3.87 desde 3.92% previo y subieron su estimación para el crecimiento económico a 4.37 desde 4.25% previo, según un sondeo del banco central.

Ambas cifras son consideradas clave para el mercado, porque influyen directamente en las decisiones del banco central para mover su tasa de referencia, que marca el ritmo de los rendimientos de los bonos.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día en México operaba sin cambios frente a su cierre del viernes, en 4.50 por ciento.